• elcinebar

¿Ampliar el rango emocional viendo cine? ¿Se puede?

Sí. Cada vez se habla más de la inteligencia emocional como una habilidad social fundamental para el desarrollo personal e incluso también para el desarrollo profesional.


La inteligencia emocional significa que se es capaz de hacer consciente las emociones propias y ajenas. Saberlas leer y controlarlas sin reprimirlas, evadirlas o negarlas.


Nos guste o no, la ficción influye en nuestra educación emocional. Ya sean las historias de la literatura, de la televisión, el internet o del cine. De alguna manera han influido en nuestras emociones desde pequeños. Para bien o para mal. Toda una generación marcada emocionalmente por Bambi o Remi lo demuestra.


En medio de nuestros ratos de entretenimiento hemos sido testigos de muchas historias que aspiran a atraparnos y sembrar algo en nuestras vidas.


Aunque se ha abusado mucho de un rango emocional muy básico que explota sentimientos muy superficiales (sentimentalismos) con tal de entretener de manera rápida e inmediata (todas las telenovelas).


Es como la comida rápida, te llena el hueco pero nutre poco o nada.


Así también las emociones. Hay contenidos de ficción que exigen una atención más rigurosa del espectador, muestran personajes, situaciones, un poco más complejas aunque más humanas y cercanas a la realidad.


Dejarse sorprender o tocar por emociones más profundas puede ayudar a descubrir un rango más amplio de las emociones propias. Historias con menos clichés o lugares comunes pueden ayudarnos a reconocer nuevas emociones en nosotros mismos. Y el simple hecho de experimentar una nueva emoción nos puede ampliar nuestro rango más íntimo. Hay que darse cuenta cuando uno experimenta en la intimidad de su asiento o butaca una nueva sensación o emoción. Hacerla consciente, sentirla y disfrutarla.


Repetir cada vez más experiencias “complejas” nos podrá ayudar a alejarnos, por ejemplo, del amor romántico idealizado o del miedo psicológico básico que muchas de las películas hollywoodenses nos han acostumbrado.


Estrenar nuevas emociones en un contexto de apreciar una historia de ficción distinta, es un lugar seguro para reconocer experiencias emocionales distintas para la vida. Y una vez experimentadas en ese contexto de seguridad que nos da la distancia de la ficción al estarle pasando a otra persona, el personaje en este caso, tenemos la referencia para reconocerla después en la vida cotidiana y en la interacción emocional con más personas o situaciones.


El simple hecho de experimentar una nueva sensación o emoción a través de la ficción, incluido el cine documental, nos amplía nuestro rango emocional.


La experiencia estética amplía el rango emocional y aquí compartimos unas herramientas para poder experimentarlo de una manera más profunda e intensa: https://hotm.art/ms05StZ9




91 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 

Formulario de suscripción

©2021 por elcinebar.