• elcinebar

Chungking Express 2020.

Actualizado: ene 4

Entre la segunda y tercera oleada de la pandemia 2020, por ahí de septiembre, se dio a conocer, a través de la revista Variety, el regreso del director hongkonés Wong Kar Wai a su primer clásico: Chungking Express, regresará con una secuela llamada Chungking Express 2020 bajo la siguiente sinopsis: “En el año 2036, dos jóvenes llamados Xiaoqian y May rechazan emparejarse con sus compañeros asociados genéticamente, y se proponen encontrar su propio destino". Y aclara la nota, ya tiene la autorización del gobierno Chino, o sea que ya tiene visto bueno del mandamás.


Cuenta la leyenda que en 1993 el director hongkonés estaba abrumado por la post-producción y edición de su cuarta película Cenizas del tiempo, película de gran tamaño comercial para la que fue contratado. Se sentía insatisfecho por la edición y pidió tiempo. Pidió una pausa para poder despejarse y encontrar el ritmo creativo adecuado haciendo otra película de bajo presupuesto filmada en sólo dos semanas, una película promedio puede tomar doce semanas para realizarse. Lo propuso bajo una idea o argumento que iría improvisando junto a los actores durante la filmación. Así nació Chungking Express en 1994, filme que le regresó la creatividad y libertad que necesitaba Wong Kar Wai para explotar al duende de la creación cinematográfica.


Kar Wai tenía un par de argumentos desarrollados y decidió usar el segundo para filmar Chungking Express, el otro argumento lo filmó después, al año siguiente 1995 llamado Fallen Angels (Ángeles Caídos). Tres historias que pensaba filmar en una sola película pero las terminó realizando en dos partes por separado, aparentemente inconexas empezando por el segundo argumento que había pensado.


Chungking Express afinó el estilo personal de Wong Kar Wai que depuró consistentemente hasta In the Mood For Love. Logró los cometidos de filmar rápido y libremente para refrescarse y regresar a terminar Cenizas del tiempo en tiempo y forma.


Con Chungking Express inauguró esa búsqueda de seres periféricos raros y melancólicos en la permanente incertidumbre de amar y desear ser amado.


Inauguró ese estilo visual tan particular que construyó junto con su fotógrafo y cámara-man el australiano Christopher Doyle. Un artista de la luz y la óptica adicto a los bajos mundos de las ciudades asiáticas. Sin olvidar ese talento de Kar Wai para el oído privilegiado de colocar canciones melancólicas en el momento preciso y desgarrador del amor-desamor de los personajes.


En Wong Kar Wai hay una aspiración poética permanente, que eriza la piel y que provoca emociones contrastadas en el espectador sin la idealización romántica del amor. Si no todo lo contrario. Con su dosis de ambigüedad que le permite al espectador colocar su propia subjetividad y biografía al entramado de los personajes y las situaciones.


Hay momentos tan puros de cine que da la sensación que en ese momento Wong Kar Wai está inventando nuevamente el cine. Como los slow motions, los lentes angulares con encuadres en diagonal y la manipulación de la velocidad de la imagen. Usa recursos técnicos como si fuera la primera vez que se ven en una pantalla.


Con el anuncio de la nueva película en continuidad con la de 1994 vale la pena ver o volver a ver juntas Chungking Express y Fallen Angels a manera de recordatorio y para estar preparados para la nueva sorpresa en camino.


De preferencia acompañar con whisky o cerveza estas películas como parte de una buena combinación.


Y si te sientes en situación de desamor, nada mejor para sufrir agusto con emociones intensas gracias al ojo de Wong Kar Wai y sus colaboradores cercanos.


En este septiembre de pandemia 2020 también se presentó una versión restaurada de In the mood for love en el reciente festival de cine de Toronto 2020 como homenaje a su estreno en Cannes 2000.


Salud y que las disfruten.


52 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 

Formulario de suscripción

©2021 por elcinebar.